Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail
  21 de marzo de 2011Agregar a favoritos RosariARTE ContenidosEstablecer RosariARTE Contenidos como página de inicio
  contenidos
 
 
Cobros por internet. ¡  Ikobo Merchant ! ¡Click aquí para mayor información!




Suscribite gratis al boletín Cineastas Rosarinos.


Silencios femeninos

Mujeres compositoras y directoras de orquesta, elogiadas y olvidadas, talentosas y desconocidas, que poco a poco pasarán de usar seudónimos masculinos para mostrar su arte y ser reconocidas por mérito propio.

Marisol Gentile | Directora y Compositora
23-abr-2004

Prácticamente desconocidas para la mayor parte de la humanidad, incluso para los mismos músicos; omitidas totalmente por los libros y manuales de música; silenciadas por la Historia... Sin embargo, en los últimos años han sido redescubiertas a través de investigaciones recientes, que llegaron a ubicar unas 5000 compositoras, desde los tiempos más remotos de la humanidad hasta este siglo. Muchas de ellas usaron seudónimos masculinos para no ser marginadas y poder así publicar sus obras, puesto que esta práctica -muy común en el pasado- era el único recurso posible para que su música se escuchase y circulase. Tal fue el caso , allá por el Siglo XIX, de la compositora norteamericana Carrie William Krogmann, a la que se le atribuyen más de 1000 obras diferentes bajo distintos seudónimos. Y ésto es sólo por citar un ejemplo. Otro caso insólito es el ocurrido a la compositora y estudiosa de la música norteamericana Edith Borroff, quien recibió el expreso pedido de usar un seudónimo masculino para grabar sus temas.

Jeanine Baganier, la compositora francesa de este siglo que recibió el primer Premio de Piano del Conservatorio de París ( compuso más de 60 obras para piano ), usaba el seudónimo de Freddy Anoka. La universidad de Oxford, en su momento, también prefirió a los hombres: Adelaide Louise Thomas, una pianista inglesa, aprobó todos sus exámenes para obtener su título de Bachiller en Música, pero no lo pudo recibir por ser una mujer. Eso ocurrió en el año 1893. Aunque en honor a la verdad habrá que remarcar que uno de los premios más codiciados en el mundo de la música, el de la Academia de Bellas Artes de París, fue otorgado en varias oportunidades a mujeres: Yvonne Desportes, Berthe di Vito Delvaux, Rolande Falcinelli, Nadia Boulanger, Elsa Barraine son sólo algunas de ellas.

Claro está que hubo mujeres compositoras desde siempre, en todas las épocas y las clases sociales.
La primera compositora que registra la historia se llamaba Iti, una cantante egipcia que vivió unos 2450 años antes de Cristo; entre los árabes, tenemos a Jamila, quien condujo la primera orquesta formada por 50 mujeres alrededor del año 720. Ellas solían alegrar con su música los caminos que llevaban de Medina a La Meca. Más tarde en el medioevo, muchos trovadores y juglares fueron mujeres. En la Italia del Siglo XII, Isabella; en Francia, allá por el Siglo XIV, Isabelle la Lorraine e Isabellet la Ruselle.


Ana Bolena, retrato anónimo. Siglo XVI
Otro ejemplo es el de Clara Wieck, que fue una pianista prodigio, profesora de música y compositora de probado talento desde sus precoces diez años, elogiada por Chopin. Sin embargo, no pasó a la historia por sus cualidades musicales, sino por haber sido la esposa de Robert Scumann.

Otro dato interesante nos aporta la Historia acerca de la actividad musical femenina, claro que más por motivos relacionados con la política que con la música: tres reinas compositoras fueron decapitadas, una inglesa, una escocesa y la otra francesa: Ana Bolena (1507 - 1536, esposa de Enrique VIII) y María Estuardo (1542 - 1587), ambas con un hacha; y María Antonieta, en la guillotina. Sin embargo, no fueron las únicas damas de la realeza que incursionaron en el pentagrama: también lo hicieron Eugenia Charlotte Augusta Amalia Albertina (Princesa de Suecia, 1830 - 1889); Mary Victoria Feodore Beatrice (Princesa de Battenberg ,1857 - 1944); la menor de las hijas de la reina Victoria, Margarita de Austria (1480 - 1530) y María Antonia Walpurgis (Princesa de Bavaria, 1724 - 1780).

Portada de la edición de La liberazione di Ruggiero dal isola d'Alsina, de Francesca Caccini
La primera mujer que compuso una ópera fue la italiana Francesca Caccini (1581? - 1640), "la Cecchina", como la llamaban. La ópera en cuestión, que fue estrenada el 2 de febrero de 1625, tenía el nombre de "La liberazione di Ruggiero dal isola d' Alsina". Con Francesca se produce una excepción, pues fue bastante reconocida en su tiempo, y gozaba de una fama tal que estaba considerada como "la Monteverdi de Florencia".

De origen sueco fue la primer mujer en componer una sinfonía para órgano, Elfrida Andrée.

Paulatinamente y además del arte de la composición, las mujeres comenzaron a ocupar espacios que jamás habían tenido antes y dirigieron orquestas: Chiquinha Gonzaga (1847 - 1935) fue la primera en dirigir una en Brasil; Vitezslava Kapralova (1915 - 1940), checoslovaca, dirigió una orquesta con sólo 19 años; Nadia Boulanger (1887 - 1979), alumna de Gabriel Fauré y profesora de innumerables músicos como Gershwin y Piazzolla, fue la primera en dirigir un programa entero de la Orquesta de Sociedad Filarmónica de Londres (en América condujo la Orquesta Filarmónica de Nueva York); Joanidia Sodré (1903 - 1975), la primera mujer sudamericana que dirigió la Orquesta Filarmónica de Bonn.
Algunas fueron pioneras y ostentaron numerosas producciones y representaciones: Emma Steiner (1852 - 1929) dirigió más de 6000 obras, entre las cuales más de 50 fueron óperas y operetas; Miss H. A. Beach (1867 - 1944) había compuesto ya su opus 150 en 1938. Otras fueron polifacéticas, como Mary Carr Moorre (1873 - 1957), que escribió, dirigió y condujo su ópera en cuatro actos (fue la primera mujer que dirigió una orquesta de 80 hombres en la exposición de San Francisco en 1915), o la hermana Rosalina Abejo (nacida en 1922) -autora de numerosas piezas para piano, orquesta, ballet y música sacra-, quien fue la primer monja directora de una orquesta sinfónica.

Y hay muchas más, olvidadas, tenaces y sorprendentes, como la francesa Agustina Mary Holmes (1847- 1903), que además de ser muy talentosa fue bella y suntuosa, mixtura que pocos le perdonaron, y por lo cual su vida despertó aplausos pero también las críticas más rigurosas. Admirada por Wagner y Massenet, dirigió una banda cuando sólo tenía once años, y componía desde temprana edad. Y si bien en el año 1904 se le rindió un Homenaje con un monumento en su honor en el cementerio Saint Louis en Versailles, hoy pocos la recuerdan, como a tantas otras.
Y aunque la historia no se detiene a nombrarlos, hubieron miles y talentosos silencios femeninos. RosariARTE Contenidos. Fin de la nota.




Otras notas de Marisol Gentile
Hablemos de música | La música en Argentina (Parte III)

Hablemos de música | Público versus música de vanguardia

Música | Público versus música de vanguardia

Hablemos de música | La Música en Argentina (Parte II)

Hablemos de música | La Música en Argentina (Parte I)

Hablemos de música | El arte de la dirección orquestal

Hablemos de música | Guillermo Brachetta, pianista, clavecinista y organista

Hablemos de música | Discurriendo con Hayg Boyadjian, compositor

Hablemos de música | Entrevista a Gabriel Adamo, compositor argentino

Hablemos de música | Entrevista a Alejandra Sottile, rosarina, pianista y clavecinista

Hablemos de música | Entrevista a Alan Taylor, compositor y clarinetista

Hablemos de música | Entrevista a Julio Viera, compositor

Hablemos de música | Entrevista a Sergio Fidemraizer, compositor

Hablemos de música | Un nuevo hospital de instrumentos en la ciudad

Hablemos de música | Entrevista a Sergio Parotti

Hablemos de música | Entrevista a Max Lifchitz

Hablemos de música | Música ritual y mágica

Hablemos de música | Música primitiva (segunda parte)

Hablemos de música | Música primitiva (primera parte)

Hablemos de música | Cánticos Medievales (segunda parte)

Hablemos de música | Cánticos Medievales (primera parte)

Hablemos de música | Músicos ambulantes de los siglos XI y XII (tercera parte)

Hablemos de música | Músicos ambulantes de los siglos XI y XII (segunda parte)

Hablemos de música | Músicos ambulantes de los siglos XI y XII (primera parte)

Hablemos de música | Los instrumentos musicales (segunda parte)

Hablemos de música | Los instrumentos musicales (primera parte)

Hablemos de música | Bolero latinoamericano: un poco de historia

Hablemos de música | El origen del Arte Musical

Espectáculos | Los autores que hicieron camino

Espectáculos | Música del barroco con instrumentos originales

Hablemos de música | La Mujer Maravilla de la música

Hablemos de música | Los orígenes femeninos de la Música





Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este artículo excepto cuando medie expresa autorización de la Dirección de RosariARTE.
Los artículos firmados no expresan, necesariamente, la opinión de la Dirección ni de RosariARTE.


  servicios nota
 

  RosariARTE
 

  comunicandonos
Registrarse
Novedades por email
 

Las mejores cámaras digitales a sólo un click!!!

Copyright 1998-2017 - RosariARTE - Todos los derechos reservados - Contenido y Diseño: RosariARTE - Desarrollo Visual: CHG DG¦CV


Sitio Web desarrollado con WOODY. Web Object Oriented Development System. Sitio Desarrollado por InforMás®.