Hacé de tu sitio web un buen negocio!!!
  21 de marzo de 2011Agregar a favoritos RosariARTE ContenidosEstablecer RosariARTE Contenidos como página de inicio
  contenidos
 
 
ARTE & PARTE. El arte después del D20




Suscribite gratis al boletín Cineastas Rosarinos.


Artes visuales sin fronteras. Video, fotografía y "otros soportes"

En el marco del arte contemporáneo se estableció una disciplina que, mezquinándosele nombre propio, se denomina como "otros (o nuevos) soportes".

Susana Pérez Tort | Crítica de Arte
29-jul-2008

En el marco del arte contemporáneo se estableció una disciplina que, mezquinándosele nombre propio, se denomina como "otros (o nuevos) soportes".

Pintura y grabado, tuvieron tradicionalmente soportes planos, que cobraron algún volumen con las vanguardias del siglo XX.

Al clasificar los aspectos materiales y técnicos de una obra, se la encapsulaba en una disciplina. Se levantaron fronteras entre las obras realizadas con un material u otro, entre una técnica y otra. Durante siglos los muros que las aislaban permanecieron solidamente en pie.


El soporte y la materia
Técnica, materiales, soporte y dimensiones, fueron los datos de presentación de una obra en sociedad. Con las vanguardias el artista modernista pareció incómodo dentro de la armadura que separaban una disciplina de otra. Pintura, grabado y escultura habían permanecido sólidamente aisladas. Se esboza el necesario encuentro de las mismas.

Antonio Berni subvirtió técnicas tradicionales de grabado y de pintura a las que agregó volumen. Con Berni el tradicional gofrado que daba volumen al papel grabado, alcanzó la cualidad de un relieve escultórico. Con este artista rosarino caía la frontera entre grabado y escultura, como cedía luego - aunque no fue pionero de este giro - la frontera entre pintura y escultura con el pegado de objetos tridimensionales, cosas, a la superficie de la tela. A falta de otro nombre se denominaron "pinturas objeto", tendencia que se exploraría profusamente en las artes visuales de la segunda mitad del siglo que pasó.

Atribuimos en un temprano 1908 a Pablo Picasso, la realización del primer "collage" El artista malagueño y sus colegas cubistas pegaban textiles, láminas de madera, papel de diario, algún que otro alfiler, sobre los lienzos pintados. Aparecía en la pintura la materia táctil, aunque la planimetría del cuadro seguía siendo el dominante y se clasificaba: Pintura. Se rompe más tarde la regularidad del marco por soportes asimétricos, como también se abandona el bastidor.

Lucio Fontana fue pionero de la exploración inversa, hendir la tela. Hacía su primer "tajo" sobre un lienzo. Sus tagli y bucchi (tajos y agujeros) fueron la otra cara del collage y antesala de un giro en la historia de la superficie pintada. Simas y cimas. La exploración y poética del soporte ocupó gran parte de los dilemas del arte durante del siglo XX. Se exploraba la ambigüedad entre disciplinas y de aquello surgió el híbrido "técnica mixta" ¿Se trataba de un liviano agotamiento de un soporte, o por el contrario aquel cambio era embajador de un cambio diametral? Fue así. Se estaba produciendo un giro epocal y un giro en espejo en la obra de arte. Los muros empezaban a caer.


Representar o presentar
Otro giro hacia el "discurso mixto", en el temprano 1913 - con Marcel Duchamp como pionero con su "Rueda de bicicleta" - fue seguido por otros ready made suyos y de otros autores, adelantados de un camino que culmina con la paradigmática "Caja de jabón Brillo" de Andy Warhol. La cosa reemplaza la laboriosa y artesanal representación. Se presenta en vez de representar. Con la presentación una revolución estética se ponía en marcha, ocurría una trasformación mucho más profunda que la mera mutación de una técnica por otra.

En el mismo sentido y en el marco de la Bauhaus (de 1919 a 1933) se incorporan tecnologías para la presentación. La obra se liberaba del soporte cuando se explora la luz proyectada como obra. No hay aquí materia táctil en la obra. La plástica se acerca al cine, conviene adoptar el término Artes Visuales, en vez de "artes plásticas" o "bellas artes". Llega con la luz el cientismo, la obra con movimiento real, operado por aire, motores o más adelante con sistemas electrónicos.

Cambian técnica y soporte, consolidando una nueva estética pero también nuevos criterios de qué es una obra de arte. Costaba avizorar entonces que no se trataba de meros cambios formales, sino de la suma de tecnología al campo del arte. Algo más que la "técnica mixta". Se mudaba de la materia manufacturada a la materia no táctil y al concepto. Se puso por demasiado tiempo el acento en la habilidad para dar lugar ahora a atender que lo necesario es que la obra toque, conquiste la atención del espectador y si es posible, su alma. Había importado más la red que lo pescado, más el medio que el fin.


Instalación y obra interactiva
La posguerra y el final del siglo XX fueron el alba para una nueva dimensión del arte.

Surge la "Instalación", ambientación en la que el artista dispone objetos, fotografías, videos, audio, materia presentada o representada, integrados en la voluntad de significar - no narrar - a partir de la significación de cada uno de los elementos instalados por el artista en un ambiente. El signo es el instrumento. Se apela a todos los sentidos del espectador. Se incorpora el multimedia , las nuevas tecnologías (video, imagen digital, proyecciones, fotografía) se suman palabra y sonido. Giro diametral en la obra de arte que olvida aquel tímido debate entre figuración y abstracción, plano y relieve. El soporte deja de ser la tela y puede ser el propio cuerpo, un cuerpo ajeno, un animal vivo o muerto. También y sustantivamente la semiótica se cuela en las artes visuales. Hay entonces una técnica más que mixta, hay en su lugar un "discurso mixto".

No hay ya bancos en el Museo de Arte Contemporáneo porque el espectador ya no contempla, protagoniza la Instalación. Es un nuevo espectador que se traslada, toca, pisa, vivencia la obra, abierta a múltiples lecturas, en los términos a los que se refirió Umberto Eco en su "Obra Abierta".


El soporte electrónico
Las nuevas tecnologías incluyen en la historiografía de las artes visuales al soporte virtual que no es materia sino un código binario, números, información decodificada por un sistema y traducida a un mapa de bits. La imagen varía según cómo se visualiza, impresa o es vista en monitor, o proyectada sobre una superficie o volumen. Cambia la vivencia de la obra según sea vista en la intimidad del Museo, o expuesta en la apertura propia de Internet.

La obra electrónica interactiva habilita al espectador a actuar sobre ella ¿Deviene acaso co-creador? ¿Muda el rol del espectador que es a su vez actor? La interacción no nace con las nuevas tecnologías y el antecedente lo aportaron las esculturas cinéticas, mecánicas primero y electrónicas después, como las obras de Tinghely, Schoffer, Kosiche.

La búsqueda y hallazgo de nuevos medios de creación incluyen ingenierías y ciencia, como el Bio Arte de Eduardo Kac - autor de Alba, la coneja albina que es soporte vivo de la obra - como las obras Telemáticas - que por medios electrónicos actúan a distancia sobre un determinado objeto - subrayan la presencia de sistemas electrónicos y biología. Se quiebra el linde entre arte y ciencia. El artista muda del taller al laboratorio.

Aclaremos. No es que sean necesarios muchos ni sofisticadas tecnologías para que la obra tenga visos de "actualidad" ni "calidad". Pueden realizarse verdaderos mamarrachos con elementos multimediáticos, como pueden hacerse maravillas con tela, pigmento y pincel. Ya no se trata únicamente de la frontera entre materiales o disciplinas del propio arte, se trata de conjugar al arte visual con otras artes.

Protagonizamos un nuevo sistema perceptivo abierto por el menú que ofrecen las nuevas tecnologías. Habrá que desarrollar nuevos espectadores que puedan disfrutar de este nuevo curso que toma el arte, giro que nos permite hoy un arte sin fronteras. Será capacidad y don de cada artista el que ese campo sin límites tenga sentido para el espectador, como lo ha tenido el arte a lo largo de su historia.RosariARTE Contenidos. Fin de la nota.




Otras notas de Susana Pérez Tort
Arte Contemporáneo | Arte y Ciencia. Pitágoras y la coneja “Alba”.
La matemática en la obra de arte


Arte Argentino Contemporáneo | Festival Internacional de Arte Electrónico 404.

Charlas de trastienda | Cita con Fernando Atilio Traverso

Opinión | A propósito del Código Da Vinci

Arte Argentino | La pasión según Antonio Berni

Charlas de trastienda | Una visita al taller de Adrián Carnevale

Arte Contemporáneo | Una obra de arte firmada Diego Maradona

Arte Contemporáneo | Cien años de arte moderno

Charlas de trastienda | Charlando con Luchi Collaud

Arte Argentino | Raúl Soldi y Antonio Berni, cuadros de una exposición posible

Arte Argentino Contemporáneo | "Correlatos", muestra homenaje a Antonio Berni en el MALBA

Opinión | Arte y género: Ausencia y presencia de la mujer en el arte

Opinión | República de Cromagnon, cultura y posthistoria

Opinión | León Ferrari. Prohibido prohibir

Arte Argentino Contemporáneo | León Ferrari. Arte sacro (anti). Su muestra restrospectiva 1954-2004

Charlas de trastienda | José Omar Henry

Arte Contemporáneo | Hitos del arte moderno y contemporáneo. Obras para un museo imaginario.

Arte de Rosario | El arte urbano en el Museo

Otras miradas | Arte y política. ¿Dónde cruzar el umbral?

Otras miradas | A quinientos años del “cuadro”


Ahora %RA en CD. Click aquí para más información



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este artículo excepto cuando medie expresa autorización de la Dirección de RosariARTE.
Los artículos firmados no expresan, necesariamente, la opinión de la Dirección ni de RosariARTE.


  servicios nota
 

  RosariARTE
 

  comunicandonos
Registrarse
Novedades por email
 

Tenés algo para vender? Hacé click aquí para entrar en MercadoLibre

Copyright 1998-2017 - RosariARTE - Todos los derechos reservados - Contenido y Diseño: RosariARTE - Desarrollo Visual: CHG DG¦CV


Sitio Web desarrollado con WOODY. Web Object Oriented Development System. Sitio Desarrollado por InforMás®.