Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail
  21 de marzo de 2011Agregar a favoritos RosariARTE ContenidosEstablecer RosariARTE Contenidos como página de inicio
  contenidos
 
 
ARTE & PARTE. El arte después del D20




Suscribite gratis al boletín Cineastas Rosarinos.


Vigencia del tajo

Xil Buffone nos acerca su visión sobre la muestra "Un escultor del vacío" (Buenos Aires, nov. 1999 - ene. 2000), de Lucio Fontana, en PROA.

Xil Buffone | Artista plástica
15-ene-2000

Una selección exquisita de obras del artista ítalo-argentino, pertenecientes a la Fundación Fontana de Milán, y no expuestas hasta ahora (NR: año 2000) en nuestro país.

Conmemorando el centenario del nacimiento de Lucio Fontana, se presenta en la Fundación Proa de Buenos Aires una importante exhibición de la obra del artista, compuesta por veinticuatro pinturas, una escultura y una instalación, todas pertenecientes a la Fondazione Fontana Milán y nunca vistas en nuestro país.

Se trata de la etapa más difundida internacionalmente de la obra de Fontana. La exposición fue curada por Enrique Crispolti, quien presenta a las obras cronológicamente. Abarca la producción italiana del artista, desde 1951 hasta su muerte en 1968.

Vista de la muestra de Fontana, en PROA, Buenos Aires.
Casi todas llevan el mismo título: "Concepto espacial", ya que se trata de los diferentes modos en que el artista profundiza el mismo problema. En la exposición están presentes obras de todas las etapas de Fontana, desde los primeros "agujeros" (puntos de luz y vacío generados por perforaciones en el soporte) y las "piedras" (inclusiones de pedazos de vidrios y lentejuelas como puntos materiales), hasta las series de los "barrocos"; las "tizas" y los "óleos" (complejos en textura matérica, pigmentos y densidad sombría). También, por supuesto, las más livianas "tintas" (anilinas que tiñen la tela con colores tenues y transparentes, intervenidas por trazos y agujeros), y las líricas constelaciones de agujeros sobre soportes de color uniforme. De las series de los "tajos" sobre tela y sobre "metales", se destaca un tríptico de monumentales dimensiones que con-siste en un soporte de cobre reflejante lacerado con motosierra verticalmente, realizado en Nueva York en 1962.

En el primer piso de la Fundación Proa hay, además, uno de los "quanta" (1960), obra integrada por un conjunto de nueve bastidores rojos autónomos, de geometría irregular que se despliegan sobre el muro, todos señalados con tajos (firmados con tajos) y presentados a modo de gran rompecabezas de piezas que no coinciden entre sí, como fragmentos de lo mismo que se atraen y repelen, en un claro modelo de obra conceptual abierta y transformable.

De "Los teatritos" (1964-66) se exponen dos, que se constituyen como hipótesis de figuraciones espaciales a manera de "bambalinas" o pequeños escenarios realizados a partir de cajas o marcos de madera laqueada.

De "Las nuevas esculturas"; de 1967, se presenta una, de aspecto misilístico, hecha con dos planos ovales de madera laqueada, cubiertos con pintura para automóviles y atravesados por tajos verticales realizados de manera mecánica. Son formas espaciales aerodinámicas, presentadas como hipótesis del nuevo arte mecánico.

Finalmente cierra -o abre- el recorrido "El último ambiente espacial", una instalación proyectada por el artista antes de su muerte y presentada en la Documenta 4 de Kassel de 1968, en la que el tajo, ya partiendo directamente al muro, fisura el núcleo de un laberinto. Resulta curioso cómo el tajo negro de oscuridad, es lo único sólido en ese ambiente absolutamente blanco, luminoso y etéreo.

Esta exposición, que puede ser vista como el cuerpo del prólogo que fue Profeta del espacio, que se vio primeramente en el Centro Cultural Borges de Buenos Aires y luego, bastante mutilada, en el Centro Cultural Bernadino Rivadavia de Rosario (a mediados de 2000), permite ver, en toda su dimensión, el sutil tono seductor y siniestro de la obra de Fontana, en la que la materia se torna inquietante y turbia, extrañamente desnuda. No hay aquí mimesis naturalista, ni idealización: sólo acción. Agujeros, tajos, vidrios, huellas del artista en la materia que se tornan monumentales y singulares en el gesto eterno del arte y que hacen que el espectador quede en suspenso, en un tiempo y espacio infinitos.

Brutales, casi mínimas y absolutamente austeras -en cuanto a materialidad y grado de iconicidad de la imagen-, el artista traduce un ánimo de amor al exceso barroco. RosariARTE Contenidos. Fin de la nota.


Esta nota continúa su desarrollo en ...


Otras notas de Xil Buffone
Arte de Rosario | Baldemar, constructor de artificios

Arte Argentino | Schiavoni el encendido

Arte Argentino Contemporáneo | Aurelio García y Hernán Molina en el macro de Rosario

Arte de Rosario | El Sr. Baldemar y su extraño caso

Arte de Rosario | macro Rosario. Silo sabe cante

Arte Argentino | Berni y sus contemporáneos. Correlatos. Los cien años de Berni

Arte de Rosario | Macro reportaje a Fernando Farina

Arte Argentino Contemporáneo | Emilio Torti expone Diagramas del Presente

Arte Argentino Contemporáneo | La papa de Grippo

Propuestas | Lucio Fontana es un gran agujero negro en Rosario

Arte en general | Dadá no significa nada

Arte Argentino Contemporáneo | Cuadros de situación





Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este artículo excepto cuando medie expresa autorización de la Dirección de RosariARTE.
Los artículos firmados no expresan, necesariamente, la opinión de la Dirección ni de RosariARTE.


Copyright 1998-2019 - RosariARTE - Todos los derechos reservados - Contenido y Diseño: RosariARTE - Desarrollo Visual: CHG DG¦CV


Sitio Web desarrollado con WOODY. Web Object Oriented Development System. Sitio Desarrollado por InforMás®.