Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail
  21 de marzo de 2011Agregar a favoritos RosariARTE ContenidosEstablecer RosariARTE Contenidos como página de inicio
  contenidos
 
 
Envía hasta U$s 200, sin costo por iKobo. ¡Click aquí para mayor información!




Suscribite gratis al boletín Cineastas Rosarinos.


Una obra de arte firmada Diego Maradona

No siempre las obras de arte tuvieron al pie del bloque o del bronce o en el angulito derecho e inferior de la tela, la firma del autor. Firmar la obra con el nombre de su autor es algo más o menos reciente…

Susana Pérez Tort | Crítica de Arte
22-oct-2005

Hagamos historia. No siempre las obras de arte tuvieron al pie del bloque o del bronce o en el angulito derecho e inferior de la tela, la firma del autor. Firmar la obra con el nombre de su autor (necesito subrayarlo) es algo digamos, más o menos reciente.

Ningún egipcio, babilónico, minoico, etrusco o autor alguno de cultura alguna de la antigüedad firmó su obra. El arte se hacía para el Rey, para el Estado o para la gloria del Dios y ser artista era servir a esos amos, clientes primeros del primer arte.

Es verdad que suponemos que Tutmés fue el autor del retrato de la bella Nefertiti, pero su firma no está al pie de la señora del largo cuello. Sabemos de su autoría porque la arqueología nos regaló encontrar su taller con varios calcos y estudios para la regia dama. Tampoco hay firma alguna al pie de la Venus de Milo o de la alada señora de Samotracia, y como no somos ignorantes sabemos que ni Milo ni Samotracia son el nombre de sus autores, sino del sitio donde las anónimas beldades se encontraron. Sí, hay Fidias y hay Praxíteles y hay Policletos y Scopas y Mirones en el arte griego, pero sólo sabemos de la autoría de sus obras por los textos que nos ilustran sobre sus vidas, sus encargos o biografías, no porque talladas en la piedra quedara inscripto su nombre como testigo para el tiempo.

Anónimo también el arte medieval cristiano. Ofensa, pecado de soberbia hubiera sido el atribuirse una pintura mural, una talla, un altar o una catedral. También aquí son los textos de Honecourt y los de otros historiadores los que vienen - junto con la huella descifrable del estilo -en nuestro auxilio para poder decir que en Notre Dame trabajó Jean de Chelles y más tarde Pierre de Monteiuil, como que este mismo intervino en Saint Denis o en la Saint Chapelle. Nadie hasta el siglo XV osó decir esta boca es mía.


Obra de autor
Tuvimos pues que esperar al Renacimiento para tener la firma del autor al pie de la pintura, del bronce o de la talla. También el arquitecto firmaba orgulloso entonces tal o cual iglesia como tal o cual palacio. Las horas del teocentrismo daban lugar al antropocentrismo y el autor se sentía digno de recibir el reconocimiento por la obra realizada. Nacía el Humanismo y con él el derecho a sentirse autor y disfrutar de serlo. Si bien las anécdotas que nos llegan a través de Le Vite de Vassari pueden dudarse y mucho, recogemos anécdotas de ese tiempo que repetimos como si fueran ciertas. Así sabemos o suponemos que Miguel Angel, molesto porque no se identificaba la Piedad del Vaticano con su nombre, talló él mismo en pleno pecho de María: esto fue hecho por Miguel Ángel Buonarotti. Otro ejemplo: una de las pinturas quizá más bellas y monumentales (aunque de formato bien pequeño) que deja el arte flamenco es El matrimonio Arnolfini, verdadera joya de la National Gallery de Londres. Junto al espejo - que

aparece pintado en la pared posterior de la habitación donde se realiza la boda, y que embeleza por la minuciosidad de su realismo - el autor deja una huella... hice lo que pude y también Jean Van Eyck estuvo aquí . No sólo dice que la obra es suya sino que lo que vemos es un hecho real y así es porque él para afirmarlo se pinta reflejado en el espejo. El mismo pintor flamenco, con su misterioso hermano Hubert, son autores de otra obra monumental - en este caso físicamente monumental: el Retablo de Gante, tesoro de la catedral de San Bavon. Entre las múltiples figuras del cuadro están los nombres de los hermanos aclarando que la obra es de la autoría de ambos. Estrena el Renacimiento el orgullo de los hombres por ser Hombres y con ese estar de pie frente a sí mismos llega la firma a la obra de arte.

Hoy parece inacabada una obra que no tiene al pie la firma de su autor. Hablamos incluso de tal o cual firma, usando la palabra como sinónimo de su autor - compré un Kuitca, tengo un Bacon... y así como decimos obra de firma, los arquitectos hablan de arquitectura de autor, aquélla que lleva el sello de quien lo hizo, más allá de cualquier otro valor.


El valor material de una firma
En el mercado de arte, paradojal, no se suele tasar el arte - me refiero al carácter estéticamente subjetivo de una obra - sino la firma del autor. Sale un Cézanne al mercado ¿Vale acaso por lo que está pintado dentro del confín del marco o vale por esa minúscula firma que tiene al pie que iguala en la mayoría de los casos a los excelentes Cézannes de los que tal vez ni el mismo autor consideraría una buena obra? La firma legitimada por el tiempo y por la historia es lo que da, más allá de la belleza o calidad o excelencia de una obra, las cifras por las que bajan los martillos. Sabemos que un Picasso rosa o azul vale por los pocos que dejó y que hay en el mercado. Oferta y demanda, más que arte y no olvidemos a Van Gogh.

Repitamos una historia a pesar de que sea conocida: Picasso uno de los primeros modernos, si no el primero, fue también uno de los primeros en ser reconocido y circular por el mercado cuando recién despuntaba su carrera. Pocos fueron los años en los que el malagueño tuvo que pasar alguna hambruna en aquel Bateau Lavoir del Montmartre donde estrenara el arte moderno con sus Demoiselles d'Avignon. Su amistad con Gertrude Stein, y por cierto su talento, hicieron del ignoto Picasso el artista mimado de los coleccionistas. Midas ibérico, todo cuanto tocaba su pincel o cualquier materia, se convertía en oro. Harto ya de estar harto Picasso guardaba en su chateau de Antibes las pinturas que llamó los Picassos de Picasso obras que no firmaba -¡qué dirá la legión de mujeres, hijos y nietos que hoy conforman la Sucesión Picasso!- porque si las firmaba no eran suyas, eran Picassos.

Otra picardía. Vermeer de Delf, el singular maestro del barroco holandés, firmaba con distintas firmas cada una de sus obras, así hoy en día -a pesar de la contundencia y claridad de un estilo inconfundible- hizo transpirar a más de un director de los grandes museos europeos cuando se supo de los falsos Vermeer realizados por Von Meegeren, aquel conocido y apasionante caso de plagio que incluyó a juristas, psicólogos y especialistas en el arte de la falsificación.

Obra de autor, firma al pie de una pintura, convalidación del artista que da por terminada la obra y la reconoce como de su autoría para lanzarla a la historia y al mercado.


La firma de Diego Maradona
Lunes por la noche. La noche del 10, permítaseme decir -si a alguien importa la opinión de un académico- que me parece que como programa de televisión para el gran público bien se merece el 10. Una producción que envidaría cualquier emisión nacional, y que desdibuja con calidad a los programas que se soslayan en la improvisación o en poner en pantalla el esperpento -como los que piadosamente pintaba don Velázquez- o las gracias que el niño hacía antes frente a los abuelos, no frente a la cámaras de televisión. El programa de Diego Maradona tiene calidad y cuanto invitado ha llevado a su programa es el mejor en lo que hace, desde Paloma Herrera a Joaquín Sabina, de la Sabattini a la Cassano.

¿Pero porqué mencionamos La noche del 10 y Diego Armando Maradona en una columna de arte para un sitio destinado al arte? Porque seguramente muy bien asesorado y para sumar el arte a la excelencia de todas las disciplinas que conforman sus emisiones, incluye en cada programa a un artista plástico que, o bien da las últimas pinceladas a su obra ante la cámara, o bien lleva la obra terminada, pero sin firmar. Ante la vista de todos el artista firma su trabajo - cámaras canonizando la escena en primer plano y recogido el artista una tradición de ya quinientos años pone su nombre sobre la obra... e invita al Diego a hacerlo también. Digamos pues que esas obras, que serán subastadas con fines solidarios, llevan dos nombres: el de su autor y el de Diego Maradona que no hace más que dejar con su firma, el sello de su trayectoria futbolística -extra artística- estampado sobre la obra.
La firma del autor -en este caso todos los artistas que integraron los programas han sido ya legitimados por la prensa, los museos, las galerías- da un valor a la obra. Es el sello, la constancia, incluso legal de aquella legitimación. La pregunta que esta columna se hace es la siguiente: si la firma de Diego Maradona es como la de un Picasso, Midas, que hace oro lo que toca... esas obras doblemente legitimadas ¿Serán así doblemente valoradas? ¿Cómo cotizará el mercado esos productos que exceden a la lógica del mercado de arte? ¿Cual es el valor que los coleccionistas darán a estas obras -por supuesto más allá de todo valor estético- por tener una firma consagrada al lado de la otra consagrada? Habrá que esperar a las subastas, será seguramente una fiesta de la frivolidad, y una curiosidad para el mercado de arte, el ver esas manos levantadas para adquirir esas obras en las que, seguramente lo que menos importará será la calidad de lo pintado, tallado o esculpido. RosariARTE Contenidos. Fin de la nota.




Otras notas de Susana Pérez Tort
Arte Contemporáneo | Arte y Ciencia. Pitágoras y la coneja “Alba”.
La matemática en la obra de arte


Arte Argentino Contemporáneo | Festival Internacional de Arte Electrónico 404.

Arte Contemporáneo | Artes visuales sin fronteras. Video, fotografía y "otros soportes"

Charlas de trastienda | Cita con Fernando Atilio Traverso

Opinión | A propósito del Código Da Vinci

Arte Argentino | La pasión según Antonio Berni

Charlas de trastienda | Una visita al taller de Adrián Carnevale

Arte Contemporáneo | Cien años de arte moderno

Charlas de trastienda | Charlando con Luchi Collaud

Arte Argentino | Raúl Soldi y Antonio Berni, cuadros de una exposición posible

Arte Argentino Contemporáneo | "Correlatos", muestra homenaje a Antonio Berni en el MALBA

Opinión | Arte y género: Ausencia y presencia de la mujer en el arte

Opinión | República de Cromagnon, cultura y posthistoria

Opinión | León Ferrari. Prohibido prohibir

Arte Argentino Contemporáneo | León Ferrari. Arte sacro (anti). Su muestra restrospectiva 1954-2004

Charlas de trastienda | José Omar Henry

Arte Contemporáneo | Hitos del arte moderno y contemporáneo. Obras para un museo imaginario.

Arte de Rosario | El arte urbano en el Museo

Otras miradas | Arte y política. ¿Dónde cruzar el umbral?

Otras miradas | A quinientos años del “cuadro”





Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este artículo excepto cuando medie expresa autorización de la Dirección de RosariARTE.
Los artículos firmados no expresan, necesariamente, la opinión de la Dirección ni de RosariARTE.


  servicios nota
 

  RosariARTE
 

  comunicandonos
Registrarse
Novedades por email
 

Tenés algo para vender? Hacé click aquí para entrar en MercadoLibre

Copyright 1998-2017 - RosariARTE - Todos los derechos reservados - Contenido y Diseño: RosariARTE - Desarrollo Visual: CHG DG¦CV


Sitio Web desarrollado con WOODY. Web Object Oriented Development System. Sitio Desarrollado por InforMás®.