Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail
  21 de marzo de 2011Agregar a favoritos RosariARTE ContenidosEstablecer RosariARTE Contenidos como página de inicio
  contenidos
 
 
Envía hasta U$s 200, sin costo por iKobo. ¡Click aquí para mayor información!




Suscribite gratis al boletín Cineastas Rosarinos.


macro Rosario. Silo sabe cante

Extensión "virtual" de la nota de la autora, en la Revista Ramona, captando impresiones respecto del macro (museo de arte contemporáneo de Rosario)

Xil Buffone | Artista plástica
11-abr-2005

Macro, el próximo museo. Franco Vico

Al ingresar al MACRO, uno no puede evitar preguntarse ¿qué es la contemporaneidad? ¿qué la caracteriza?, y al emprender el odiséico trayecto de 10 pisos en ascenso, por escaleras o elevador, uno trata de encontrar las respuestas en las límpidas paredes, "intervenidas", con mayor o menor grado de evidencia, por los "artistas". Lo que encontramos, en uno de los lugares que ha de albergar la cúspide del arte de este tiempo, es (mayoritariamente y salvo honradas excepciones que no ocupan más que los dígitos de una sola mano) la impunidad y arbitrariedad con que se asigna la categoría de "arte" últimamente. Las excepciones correspondientes a los dígitos de mi mano (ocupada por su parte en distribuir a escondidas el primer manifiesto del NI-NOvedismo, movimiento inaugurado, por quien escribe y otros disconformes, en vistas de tanta facilidad ante el hecho de "ser artista") se repartían entre la sala dedicada a la muestra de Lucio Fontana, obras de Grippo, Le Parc o León Ferrari (deslucidas en el deslucido contexto), y alguna que otra reliquia apoltronada y condenada al anonimato en una mesa gigante cual escaparate cambalachesco o stand ferial (Marta Minujín, Nicola Constantino, Fabio Kacero, Marcos López, etc.). Quizás, sintomáticamente, eso sea la contemporaneidad; un edificio rescatado de sus viejas épocas de esplendor agroganadero, sin espacio para tanto público, cuyo ascenso suma en decepción. Al llegar al mirador del décimo, no podemos sino lanzarnos al vacío o recorrer incansablemente las salas en busca de la siguiente salvedad. En el mejor de los casos: bajar, firmar el libro de visitas con un poco sutil improperio o una obsecuente adhesión, y cruzar la ciudad a la pesquisa del próximo museo más cercano.

Franco Vico
(artista, miembro fundador del "Movimiento NI-NOvedista")


%RA Servicios. %RA POP & Web Mail



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este artículo excepto cuando medie expresa autorización de la Dirección de RosariARTE.
Los artículos firmados no expresan, necesariamente, la opinión de la Dirección ni de RosariARTE.


Copyright 1998-2020 - RosariARTE - Todos los derechos reservados - Contenido y Diseño: RosariARTE - Desarrollo Visual: CHG DG¦CV


Sitio Web desarrollado con WOODY. Web Object Oriented Development System. Sitio Desarrollado por InforMás®.