Dineromail, para enviar y recibir dinero via e-mail
  21 de marzo de 2011Agregar a favoritos RosariARTE ContenidosEstablecer RosariARTE Contenidos como página de inicio
  contenidos
 
 
ARTE & PARTE. El arte después del D20




Suscribite gratis al boletín Cineastas Rosarinos.


León Ferrari. Arte sacro (anti). Su muestra restrospectiva 1954-2004

Sobre la muestra retrospectiva 1954-2004 de León Ferrari en el Centro Cultural Recoleta.

Susana Pérez Tort | Crítica de Arte
14-dic-2004

Otras notas relacionadas con este tema
Yo, Nosotros y la muestra retrospectiva de León Ferrari | Emilio Torti
León Ferrari. Prohibido prohibir | Susana Pérez Tort


El río suena. Y trae en su rumor la muestra retrospectiva de León Ferrari en el Centro Cultural Recoleta. Es curioso, los porteños solemos recordar que con nuestros impuestos se pagan las actividades de los centros culturales oficiales, sólo cuando éstos exhiben algo que nos disgusta. Claro, no siempre recordamos que hay que pagar los impuestos, ni tampoco nos ocupamos del contenido del arte con semejante vehemencia. Intolerancia. Fundamentalismo. Hemos devenido, ¿o acaso siempre fuimos intolerantes?

El fenómeno parece cíclico, dos años atrás debatíamos con igual o parecido fervor sobre el "joven Kuitca", sobre su "naked tango", sus mesas y colchones y si era o no era lo que él hacía una obra de arte. Claro que aquellos colchones estaban en el MALBA y ese lugar no lo "pago" yo con mis impuestos. De algo hay que hablar, la elite al menos. Es el mismo ruido, y suena el río.

León Ferrari es un artista coherente que no tiene pegado en la piel el liquen de la posmodernidad. No persigue la novedad, el escándalo por el escándalo. Su producción es tan extensa y larga su trayectoria como consistente la muestra de su obra en una merecida retrospectiva en un centro de exposiciones público. Es coherente y llevas años diciendo su decir, con menos ruido, quizá.

No. León Ferrari no es un artista que se monte en la novedad por la novedad. Está lejos de ser un personaje como los que describen las "Instantáneas" o las "Escenas de la vida posmoderna" de la lúcida Beatriz Sarlo, lo suyo no es uno más de los "tumores posmodernos". No. León Ferrari no nos deja perplejos frente a ciertas muestras de arte contemporáneo que llegan a nuestros "coliseos". Sí coliseo en vez de museo, porque suele no ser arte lo que es también y al mismo tiempo, un espectáculo.

No. León Ferrari no es un provocador per sé. Es un artista con una larga trayectoria a través de la que exploró en distintos lenguajes artísticos y propuestas, un mismo tema: su apostasía, su oposición a la Iglesia como institución. No es Ferrari -hijo de un arquitecto que construyó iglesias (¿Vendría al caso un análisis freudiano?)- un fenómeno posmoderno, lo suyo es una obra de sesgo moderno, construida con razón y con pasión. Lo posmoderno es el ruido que se genera en torno a una muestra que podía haber sido una más, de los maestros de la plástica argentina contemporánea, porque posmoderna es la militancia de una minoría, hay que reunirse y luchar, porque o parqué no importa tanto, juntos es mejor y expresándose también. Hoy en el Centro Cultural Recoleta, ayer frente a la Catedral. ¿Acaso el otro no es mi hermano? ¿Acaso protagonizamos una nueva inquisición?

León Ferrari. Una de las obras que integran su polémica retrospectiva en el Centro Cultural Recoleta de Buenos Aires
En el año 1999/2000 en el Phoenix Art Museum de Arizona, en el Jack S. Blanton Museum of Art de Austin, Texas de Estados Unidos y en la Biblioteca Centro Cultural Luis Angel Arango de Bogotá, Colombia, se organizó una muestra de arte argentino, la primer muestra de un conjunto de arte nacional contemporáneo eligiendo para esa oportunidad los artistas que pudieran ser nuestros mejores emisarios. Esa exposición se llamó "Cantos paralelos" y León Ferrari fue uno de los seleccionados, junto con Pablo Suárez, Juan Carlos Distéfano, Luis Benedit, Víctor Grippo, Alberto Heredia, Jorge de la Vega, Rubén Santantorín y el rosarino Antonio Berni. Esa estudiada selección de artistas nacionales, que incluían al hoy cuestionado Ferrari , fue embajadora argentina. Esos "cantos" nos representaron como summa de la estética argentina contemporánea y la muestra contó con los aportes locales del Fondo Nacional de las Artes (organismo tan público como el Centro Cultural Recoleta -CCR-) la Andy Warhol Foundation for the Visual Arts, Telefónica de Argentina, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto de Argentina (también oficial como el CCR), la Rockefeller Foundation y la colaboración de Eduardo Grüneisen ¿Por qué cito esta muestra? Porque León Ferrari fue incluido en ella, como digno emisario de nuestra estética contemporánea en esta selección que también tuvo apoyo del gobierno nacional. Claro en aquel momento nadie pensó en sus impuestos ni fue un escándalo cómo estaban entonces financiando la "exportación" de las "blasfemas" obras de Ferrari al exterior. Andrea Giunta, escribió sobre aquella exposición un catálogo bilingüe que es pieza de colección, obra de antología. Ella es hoy la curadora de la muestra que hizo sonar el río. Ferrari fue con los otros artistas nuestra embajada cultural, y bien nos representó en los foros extranjeros que ni pío dijeron de sus Cristos crucificados en un caza bombardeo.

No. Ferrari no improvisa un gesto para la prensa, no está tras la novedad para trepar al titular. Su obra y sus dichos - recordemos los enfervorizados comentarios que publicó o le publicó Clarín en su suplemento cultural Ñ - tienen una sólida raíz, la de enhebrar un discurso coherente, aunque pueda oponérsele otro diferente, sobre el uso que la iglesia católica ha hecho de la imagen para catequizar y difundir el culto.

¿Cómo se consolidó la Iglesia en la Europa medieval y bárbara? Seguramente además de la espada, la imagen fue un auxilio insubstituible. Mártires y martirios, santos, lección de vida, moral, pecado, castigo o redención debieron vestirse de los fastos de la imagen para que fueran comprendidos y temidos por un fiel, que nunca o casi nunca podía leer o escribir. Lección se semiótica, la imagen como signo, significante y significado: el "espíritu santo" sería una paloma; el infierno un lugar, éste con llamas y con monstruos infringiendo martirios corporales; el deseo de conocimiento sería una manzana, y la instigadora del crimen una mujer; la pérdida de la paz espiritual y el estado de gracia, sería la imagen de un paradisíaco jardín; el paraíso prometido a los salvados, una bóveda celeste con estrellas (el imaginario actual pondría en su lugar un "resort" estrellado en vez de un firmamento). El Bosco no es un artista adelantado a su tiempo y precursor del surrealismo, es un artista anclado en la iconografía medieval (riquísima, bellísima en su libre juego del espacio y de la forma) a la que alude el cuestionado León Ferrari, que rehace a su manera una nueva historiografía anti icono cristiano. Arte religioso medieval, tan bello como libre y digno de la maquinaria de un George Lukas. Libertad medieval, rica antesala de la libertad estética moderna. ¡Y qué pequeño queda el surrealismo frente a la monumental maquinaria imaginativa medieval que pergeñó premios y castigos a través de la herramienta de la imagen! (Ferrari sólo la ironiza, no la hace).

Civilización de la imagen, como hoy.

Claro que siempre alguien instrumenta ¿Quién es el amo de la imagen, ahora? ¿Internet, Bill Gates, los grandes emporios comerciales, los grandes emporios culturales? Entonces fue la iglesia el poder de turno que usó la fuerza y elocuencia de la imagen como instrumento eficaz y convincente, para administrar el temor de Dios ¿Temor de Dios?) En dosis homeopáticas o no, hubo convincentes hogueras, también. Y se catequizó. Aquí (en América) y allá (a los pueblos bárbaros de la Europa medieval). Hubo un Cisma de Oriente y se cuestionó el poder las imágenes. Se dividió la Iglesia por primera vez, luego serían dos. Te temió a la idolatría, a la colonización de las mentes del cristiano, por el arte, por la imagen, y de eso habla también con su obra León Ferrari.

Contrarreforma. Apelamos a la imagen para volver las ovejas al redil. Y el imaginero talla con realismo de "grand gignol" y los santos lucen prendas, ojos de vidrio y llevan puesta una peluca. Convence más que el mármol. Pero también nos conmueve la belleza de muchas tallas de berninis y pinturas de murillos... pero... una cosa es la estampa, la idolatría y otra es el arte o es la fe.

Y León Ferrari provoca, porque dos mil quinientos años después no llegamos a la Idea y quedamos, como la mosca en la telaraña, presos el Fenómeno, en la imagen que no remite sino que es.

Y León Ferrari nos invita a la reflexión y cuestiona, como cualquier artista de fuste con una obra consagrada a una idea y a un proyecto - ajenos al éxito y al exitismo - años de civilización y años de civilización de la imagen, entonces como ahora, usadas a beneficio de uno u otro poder.

Arte sacro, medieval, renacentista o barroco, gran legado artístico de la humanidad, como fueron pirámides, Apolos y Afroditas hechos quizá con los mismos objetivos de confesión de fe. Claro que ni Quetzacoatl, ni Venus, ni Tlaloc molestan o socavan conciencia alguna, como lo hizo la retrospectiva de León Ferrari en el Centro Cultural Recoleta, molestia que se esgrime - sí esgrime, de esgrima con florete o sable - con agresión, como verdad universal. RosariARTE Contenidos. Fin de la nota.




Otras notas de Susana Pérez Tort
Arte Contemporáneo | Arte y Ciencia. Pitágoras y la coneja “Alba”.
La matemática en la obra de arte


Arte Argentino Contemporáneo | Festival Internacional de Arte Electrónico 404.

Arte Contemporáneo | Artes visuales sin fronteras. Video, fotografía y "otros soportes"

Charlas de trastienda | Cita con Fernando Atilio Traverso

Opinión | A propósito del Código Da Vinci

Arte Argentino | La pasión según Antonio Berni

Charlas de trastienda | Una visita al taller de Adrián Carnevale

Arte Contemporáneo | Una obra de arte firmada Diego Maradona

Arte Contemporáneo | Cien años de arte moderno

Charlas de trastienda | Charlando con Luchi Collaud

Arte Argentino | Raúl Soldi y Antonio Berni, cuadros de una exposición posible

Arte Argentino Contemporáneo | "Correlatos", muestra homenaje a Antonio Berni en el MALBA

Opinión | Arte y género: Ausencia y presencia de la mujer en el arte

Opinión | República de Cromagnon, cultura y posthistoria

Opinión | León Ferrari. Prohibido prohibir

Charlas de trastienda | José Omar Henry

Arte Contemporáneo | Hitos del arte moderno y contemporáneo. Obras para un museo imaginario.

Arte de Rosario | El arte urbano en el Museo

Otras miradas | Arte y política. ¿Dónde cruzar el umbral?

Otras miradas | A quinientos años del “cuadro”


InforMás.com Desarrollo de Sitios web. Web hosting



Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de este artículo excepto cuando medie expresa autorización de la Dirección de RosariARTE.
Los artículos firmados no expresan, necesariamente, la opinión de la Dirección ni de RosariARTE.


  servicios nota
 

  RosariARTE
 

  comunicandonos
Registrarse
Novedades por email
 


Copyright 1998-2017 - RosariARTE - Todos los derechos reservados - Contenido y Diseño: RosariARTE - Desarrollo Visual: CHG DG¦CV


Sitio Web desarrollado con WOODY. Web Object Oriented Development System. Sitio Desarrollado por InforMás®.